domingo, 20 de diciembre de 2015

AHORA

Ahora que te has ido, mi pecho se derrama en el sollozo de mi alma, que te llama, que te busca, que te aclama, porque tú has sido mi verdad, mi principio, mi eternidad, mi compañero más amado, el único amor que siempre en mí había vivido, callado, anclado en mis memorias infinitas, en mis células, en todo mi ser, que te respira, que te admira, que te venera, que se ilumina con tu sonrisa, con tus caricias, con esos besos que nos unían y fusionaban en nuestros mundos y dimensiones creados para amarnos sin límites, sin pretensiones...

Ahora que te alejas, mis ojos se duermen, se cierran, y ya no esperan poder amar a nadie más, porque tú has sido la cumbre de la experiencia del verdadero amor vestido de hombre, con mi piel de mujer envolviéndote en cada centímetro, en cada aliento, en cada vivencia, en cada mañana...

Y es que tus labios han sido el paraíso de mi boca, tu mirada el océano profundo donde te exploraba al hundirme en ellos, para después volverme loca de pasión cuando se nos escapaba el deseo de nadar en nuestros cuerpos, de tocarnos más allá de la materia que estábamos siendo...

Construimos juntos nuestro cielo, dulce amor de versos, de flores, de sosiego, para volar como ángeles y descubrirnos por entero, como humanos, como seres divinos, en nuestro gran anhelo de poseernos, o quizás, de ser uno uniéndonos, fundidos en nuestros corazones en una danza sensual que se mecía en nuestro empeño de concedernos el gran regalo de lo que significa estar en esta Tierra y querernos...

Ahora que la despedida se muestra como una tormenta sobre mi espalda, como una carga que no sé si sabré sostener, ahora que tus manos y las mías no siguen en su alianza y se desligan, ahora, ahora puedo decirte que, sin más, en esta vida, tú has sido y serás la llama que en mí se enciende y se queda prendida para el resto de todos mis días, y que te veré y te amaré en la esencia de todo lo que me rodea, de todo lo que a mi alrededor exista, porque tú y sólo tú eres un yo con el cual supe descubrirme y sentirme, comprenderme y hallarme...



Ahora que sé que te marchas todavía amándome, sabiendo que tú sientes lo mismo, mas que partir es lo que escoges para seguir un camino que ya pactaste, hace tiempo, antes de reencontrarnos en este destino, sólo te pido que me recuerdes, que no permitas que otros amores arranquen de tu alma a la mía, porque allí se queda, contigo, parte de mi esencia, y en mí parte de la tuya, porque así siempre fue, aunque tú al principio no reconocieras lo que somos, y no permitieras que el amor que buscabas te alcanzara desde dentro de ti hasta dentro de mí...

Ahora, comprendo, acepto, y yo también me entrego a la partida, me marcho, me alejo, porque el amor es respeto, y por eso, te prometo, amado mío, que seré feliz, que, aunque este amor será irrepetible, amaré, te amaré a ti en cada cuerpo, en cada beso, en cada universo, en cada rosa del jardín de nuestros sueños, en cada palabra tierna de quien me escriba como tú lo hacías en secreto, porque aun amándote con todo lo que soy y seré, entiendo que no puedo abandonarme, no puedo despreciar la vida, no puedo torturarme porque tú no quieras luchar por lo que nuestras almas gritan...

Ahora, no insistiré en que te quedes, alza tus alas, amor mío, y vuela, experimenta, siente, ama, ríe, y permite que todo lo que vivas te ayude a llenarte de ti mismo, para así honrar nuestra unión divina, que valga la pena la aventura, que sea bello lo que consigas, que el éxito sea enorme, que te amen como mereces, que aprendas, y cuando llegue el momento en que se marchite el cuerpo que nuestras almas habitan, me des la mano de nuevo, para volar hasta esos lugares que creamos con tanto amor cuando aún mis ojos reconocías...

Ahora... ahora te digo adiós, y espero que te nutras de la música de un nuevo amor para que cuando te escuche en mi interior gracias a nuestra eterna conexión, no pueda oír más tu dolor, sino tu felicidad compartida a través de tu corazón...

Arael Elämä...

jueves, 17 de diciembre de 2015

AMAR EN LIBERTAD

Jamás quise herirte, ni a ti, ni a nadie, pero mi papel tal vez fue el de hacerte ver tu luz mostrándote tu propia sombra. 
 
Jamás quise confundirte, mas mi propia confusión tal vez pudo hacerte sentir tristeza al tratar de comprender la realidad que me rodeaba. 
 
Jamás quise despreciarte, mas mi anhelo de libertad tal vez pudo parecerte un desprecio cuando al partir tu sentiste de algún modo que te rechazaba. 
 
Jamás quise castigarte, sin embargo, mi adiós pudo parecerte un castigo, aunque sólo fuera un acto libre donde alcé mis alas para ser más yo misma y sentirme liberada.

Quizás no quisiste dañarme cuando me mostraste mis propias sombras no iluminadas, quizás no deseaste encarcelarme cuando yo luchaba por romper las cadenas que usabas para retenerme porque gritabas que me amabas, quizás no intentaste desacreditarme por decidir optar por un silencio antes de entrar en una guerra de sinrazones y vanidades ensalzadas.

Quizás no supimos vernos como somos en verdad, e imaginamos a otras personas cuando nos hallábamos sumidos en la amistad...

Así que, jamás quise fingir, y no lo hice, quizás no te inventaste un personaje, y no lo hiciste, mas es claro y cierto que ni yo soy lo que tú creías, ni tú eres lo que yo pensaba.

Funciona de esta forma el mundo que imagina la mente cuando busca satisfacer una carencia a través de otra persona humana.

No quiero dependencia, ni exigencia, ni permanencia obligada, amo el vuelo de mi alma que se alza sin clemencia para aquellos que tratan de dominarla, soy como soy y amo mis pasos, adoro mis alas, y en este gesto sólo trato de ser clara, transparente, y fluir como el agua, sin miedos, sin rencores, sin palabras mal pronunciadas, porque aprendí que sólo merece la pena hablar cuando quien escucha pone por entero su alma, para entender lo que el corazón expresa y no calla.



Imaginar lo que tú eres es amar una farsa que se me instala, calando en mi pecho como una aguja afilada, para que sangre al darse cuenta de que no puedes ser lo que mi mente proyectaba, eres lo que eres, y honro tu presencia, mas no comparto ya tus verdades, porque las mías se basan en la honestidad de mi esencia y no se compran, ni se comparan.

Imaginarme es un error de tu inconsciente, que te araña cuando la desilusión se te dispara, al comprobar que no soy lo que tú, cuidadosamente esperabas, tratando de que te amara con condiciones que mi corazón no aceptaba.

No soy de nadie, ni de nada, nadie me aprisiona, nadie me somete, nadie me gobierna y nadie me sujeta sólo con decir que me ama, pues soy toda como el viento, y me muevo hacia donde me lleva el aroma del amor que realmente se percibe y se arremolina en mi cara, dulce fragancia que sólo respiro cuando es real y no exige que me entregue entera y olvide los latidos que me impulsan a volar y a ser ave de viajes y de secretos, de misterios y de juegos, de versos y de musas que me regalan la poesía de la libertad lograda...

Arael Elämä Araham...

martes, 1 de diciembre de 2015

LO QUE NUNCA TE HE EXPLICADO

LO QUE NUNCA TE HE EXPLICADO - DECIR GRACIAS...

A ti, que te encontré en un mar de dudas y desconciertos, a ti que me encontraste sin ni siquiera saberlo, a ti voy a dedicarte estas palabras de agradecimiento, mas primero te explicaré mi historia como si fuera un cuento.

Navegando a oscuras en mi océano, buscando la luz que iluminara mi trayecto, me perdí entre teorías y experimentos, entre olas de miedo y de dolor por la incomprensión de aquel momento.

Y vi mil faros apagados que no consolaban mi desaliento, marineros que se vestían de sueños, capitanes que se mezclaban con mis anhelos, mas tú siempre brillabas en mi alma, como el único y leal compañero con el que algún día me habría de cruzar y componer juntos un verso.

Era el fulgor de tu mirada eterna, acaecida en un lugar de misterios, el que me alimentaba el corazón, el que me otorgaba la fuerza en mi lucha por sobrevivir, en mi transformación, en mi autodescubrimiento, en mi reencuentro conmigo misma para ser feliz, porque me mostraste quién era yo envolviéndome con todo tu amor inmenso, aunque todo ocurriera en lugares similares al cielo.

Y me salvaste tantas veces de sucumbir, de resbalar entre mis lágrimas y morir en los brazos de mis temores, envuelta en brumas, en sombras y desdichas, en el exhausto tránsito hacia el edén, hacia el lugar sagrado que en mi interior se esconde.

Mas el faro que alumbró tu llegada tan sólo anunció tu existencia como si fueras una estrella fugaz que se dibujaba en la nada, avivando los latidos de mi corazón que al mirarte palpitaban, se aceleraban, se enloquecían y elevaban como el canto de un ángel que se estremecía y se enamoraba.

  • ¿Quién eres tú? - pregunté pensando en ti a mi amigo el viento.

Mas las voces que bailaban en el aire me decían que ya conocía esa respuesta aunque no la aceptara, aunque no la creyera, porque era lo más duro y más incierto que había hallado en mi camino imperfecto, creado con los retales de lo que aprendía de mi descontento.

Y rechacé mil veces lo que mi alma proclamaba para evitar que el corazón se me apagara...

Ya pasó mi barco ante tu elegante navío, vi el talante de tu sonrisa y de tu condición humana, y si he de ser amor en estado puro, si he de ser pasión eterna sin condición ni hastío, amaré por siempre aquel momento en el que el saludo de tu brillo se mezcló con el mío, y si he decirte algo en este momento en el que me alejo para seguir mi camino, es que agradezco lo que aprendí cuando tu alma se entregó a la mía sin que pudieras percatarlo, es que añoro que comprendieras que nada ocurre por nada, que todo forma parte de un destino, así como entendí que yo no soy tu faro, ni soy tu anhelo aliviado en tu mundo creado para vivir aventuras que se visten de amor y de cobijo.



Agradezco que un día las ráfagas del viento esquivo, te trajeran hasta mis ojos para comprobar que estás vivo, que eres feliz y que yo lo admiro, aunque lamente que tu vida siga un rumbo que no se compartirá con el que yo sigo.

Me voy, me retiro, deseo navegar por el mar de los que osan ir más allá de lo conocido, te espero sin esperarte, por si algún día quieres compartir este viaje conmigo...
Y mientras tanto, sólo puedo decirte que deseo que sigas haciendo tu sino, que lo construyas con tus sueños, con tu alma al completo, con tu luz, con la pureza que aún siento escondida en tu cofre de secretos encerrados y perdidos...y que ames, que ames mucho, tanto como yo puedo amarte sin que eso me dañe o me arañe el pecho como antes lo hizo, porque gracias a haberte conocido y sentido, hoy sé amar sin condiciones, porque soy más yo tras soltar el lastre que me mostraste al ser mi reflejo más exhaustivo, y deseo que sigas adelante, y que te enamores, y que te alegres, y que te inspires, y que me perdones si un día me recuerdas y yo me oculto en el olvido...

Gracias...

Arael Elämä





domingo, 15 de noviembre de 2015

ALMA PROFUNDA

Nacer, crecer, conocerte, comenzar a mirarte, tratar de encajar, buscarte, tener la osadía de intentar involucrarte, beberte las lágrimas para ser valiente, superviviente, mostrar tus heridas para enorgullecerte, tentarte, sangrar en lo más profundo de tu alma constante, calmarte, gritar, callarte, tratar de encontrar quien te entienda y te acompañe, observarte en el espejo y rechazarte, despreciarte por sentirte diferente, repudiarte, envidiar la normalidad de las otras gentes, el amor que no tienes, los abrazos que otros sienten y les sostienen...

Y creer que eres una demente, que en este mundo nadie te comprende, que algo falla en ti, que no eres corriente, y sumergirte en tu dolor y querer escaparte, que el tiempo se detenga mientras lloras por ser demasiado sensible, sin que eso sea importante, sin que eso sea tangible...

Desmayarte en tus enojos, en tus miedos incoherentes, en las caídas y en los vaivenes, en las nostalgias y en los quehaceres que no te interesan, intentando ser lo que no eres, para así agradar a quien te quiere, y a quienes muestran lo que debes ser, no lo que ahí en ti, ahí adentro, en tu universo, en tu corazón que late fuertemente, que palpita sin dejar de sentir...



¿Y tu pasíón? Tu pasión se muere, se muere arrastrándose buscando una salida que la libere...

Y entonces, entonces te rindes y te suspendes, te entregas a lo que más quieres, y escribes, y sueñas, y tu voz emerge de lo más hondo de tu garganta, conectada a tu alma, a tu esencia, a tu infinita luz que con el todo te conecta, y te hace sentir en una nada que te alimenta, que te envuelve en su silencio que te acrecenta, que te lleva a ser la mejor versión de lo que eras, porque por fin empiezas, sí empiezas a vivir, a ser tú, a no dejar que tus diferencias te hagan inferior, ni que esa sensación te entorpezca...

Y te dices viéndote al espejo:

Soy distinta, soy eterna, soy mi esencia latiendo osada para ser lo que vine a ser sin temores ni incertezas, y si tropiezo, me levanto, y se debo sufrir no me detengo ante el dolor porque me alienta a seguir siendo, sintiendo, porque soy alma de fuerza completa, soy furia, soy viento, soy mar y soy música que ante todo es y existe por su cuenta.
No soy muy común, mas soy como todos, no soy especial, mas soy diferente de algún modo, no soy débil, pero soy frágil, no soy sabia, pero tampoco ignorante, no soy inconsciente, porque trato de alcanzar a la gran consciencia, no tengo el amor de alguien que me comprenda, mas soy amor en mí y puedo amar sin sentir vergüenza, pues dejé atrás mis disfraces para ser pura en esencia, y desde ahí, desde mi coherencia, aquel a quien amo es amado por mí en su presencia, o en su ausencia, en su vida aquí o en otra dimensión aunque se desvanezca, porque no sé vivir sin amar, no sé soñar si no amo, no sé escribir si no siento, no sé encajar y no lo hago, sólo soy un ser extraño caminando solo por amor, y por amor creando...

Arael Elämä...

miércoles, 4 de noviembre de 2015

FRENTE A TI, LLAMA GEMELA

En el encuentro, el tiempo se detuvo, la gente que había a nuestro alrededor se hizo bruma etérea, la realidad se desdobló y mi corazón latió fuerte, muy fuerte, como si acabara de nacer justo en ese mismo instante...
Vi tus ojos y supe que ya te había encontrado, que eras tú, y que ya nada sería igual...

No creía que pudiera suceder, pero el milagro del reencuentro se dio cuando creía que iba a morir sin ti, sin poderte abrazar, sin lograr decirte que la vida estaba cobrando un sentido inexplicable al saber de tu existencia, así como al conocerme a mí misma supe que todo era muy distinto de como siempre había creído, también supe que tú estabas ahí, frente a mí, y conocer tu esencia sólo por esa mirada fijada en mí me demostró que todavía podía conocerme más a través de ti...

Y es que no es algo que se pueda explicar, sólo imagino que la explosión de mi alma al reconocerte pudo llegar a alcanzar a todos los que estaban allí presentes, salpicándolos de este inmenso amor que me supera, que me llena de tanta, tanta paz, alegría y plenitud, que no hay cabida para nada más en mí...



En la sonrisa que tu alma dibujaba en tu rostro se desmayó mi ego, se rindió a tus pies, se desdibujó de mi mente y se arrodilló ante el amor que estallaba en mi pecho arrancándome las lágrimas dormidas que estaban ahí esperándote desde hacía tanto tiempo.

Y te buscaba tanto, tanto, y te sentía tanto tanto, porque escuchaba tu alma viva en ese tu cuerpo, amando, buscando a la mía, errando y aprendiendo, sufriendo, pero al fin, ahí, frente a mi mirada empañada de lágrimas agradecidas, vencidas por tu presencia, esa que me ahogaba y me traspasaba por completo, esa que me desnudaba de cualquier duda... 

Tú, tú, el único nombre que conozco que vibra desde dentro de mí, la única esencia que se entrelaza con la mía, la única luz que brilla en mi corazón anhelante, entre mis besos, entre mis brazos que te sienten como nunca antes sintieron el amor, como nunca antes se vistieron con tanta pasión y deseo divino e impresionante...

Siento tomando tus manos que puedo con todo, que soy poderosa, que no hay otra cosa sino amor en el mundo, y que juntos podemos lograr que este amor tan nuestro sea como una dulce lluvia hecha de gotas de universo, de ternura, de comprensión, que encienda la llama divina de cada alma adormecida de este planeta...

Ven, ven conmigo, vamos a contagiar a todos de este amor, vamos a ayudar a los que se están buscando, vamos a pintar el mundo de sonrisas, vamos a crear un mundo mejor, vamos a nadar entre las nubes, vamos a volar entre las olas, vamos a jugar como dos niños, vamos a despertar a los amantes para que se amen, para que se encuentren, para que creemos entre todos el nuevo paraíso desde nuestra felicidad interior...


Arael Elämä

domingo, 1 de noviembre de 2015

SI NO ESTUVIERAS TAN AUSENTE

SI NO ESTUVIERAS TAN AUSENTE

Duermo en las alas de un gran ángel
amando la luz que tu alma desprende,
y entre las nubes, veo tu mirada anhelante,
que me cautiva y me enamora el presente.

Si no estuvieras tan ausente...

Al partir de nuestra vida errante
te quedaste puesto mi corazón demente,
y ahora vivo llena de amor incesante,
bajo un silencio vacío e inclemente.

Si no estuvieras tan ausente...

He tratado de no verte, de olvidarte,
de volar por el viento y perderme,
mas mi amor infinito, interminable,
me permite sólo vivirte y querete.

Si no estuvieras tan asusente...

Quisiera tocarte, besarte, de nuevo hablarte,
mas sólo soy ahora un recuerdo doliente,
y ante tus ojos quisiera mostrarme
para decirte que aquí todo es perenne.





Así como mi amor aún vive fuerte, fuerte,
así como te abrazo desde mi cielo constantemente,
así como te amo con la intensidad de un torrente
de fuego, de luz, de universo, que se expande
que se eleva tras lo que llamamos muerte...

Amor, amor mío, si no estuvieras tan ausente...

Podrías saber que no existe nada, ni nadie
que pueda separar a los que se aman cuando parten,
cuando dejan sus cuerpos para ser como el aire,
porque morir no es lo que parece, no muere nadie!!!...
Sigo aquí, tocando el corazón de tu esencia,
sintiedo tu fragancia en mi existencia,
siendo tú en tu vida, para colmarte de caricias,
de flores, de días llenos de esperanza y delicia,
amando tu risa, bebiendo tus lágrimas benditas...

Cuando me sientas, descubrirás que sigo viva...

Arael Elämä...

viernes, 23 de octubre de 2015

AMOR, LA CARICIA DE UN ÁNGEL

AMOR...

LA CARICIA DE UN ÁNGEL

Si secas mi lágrima con tu beso, entonces ya puedo morir en tu belleza, puedo saber que estoy en casa, puedo volar entre tus sueños, puedo perderme en tu caricia abandonada en el gesto tierno de tu dulce mirada, puedo rendirme a tus pies para decirte que ya no habrá más lágrimas...

Si arropas mi miedo con tu abrazo, entonces ya puedo dormir entre tus alas, ya puedo cerrar los ojos y conocer el paraíso de sentirme amada, ya puedo desprenderme de la ropa de mi sombra para que la oscuridad sea tan sólo un presente colmado de estrellas que brillan para danzarnos la canción de las almas enamoradas.



Si estrechas mis manos con las tuyas, ya puedo crear la música del amor más sagrado al compás de mi adorado piano, para que sonrías, porque tu risa me embriaga y me transporta, sana todo aquello que antes me atormentaba, eleva mi espíritu hasta lo más sublime, muriendo así en un suspiro que me ayuda a alcanzar mi parte más añorada...

Y es que tu esencia es la llave que abre los candados de todo lo que en mi interior vive, es, para explotar cuando tú me regalas el fulgurante mirar que me contempla desde el mar en el que nado cuando el amor se te escapa por esa ventana que me lleva a tu alma.

Por ti vivo y muero, renazco y te busco, te siento y te hallo, aunque no te encontrara ni en un millón de vidas, volvería a nacer para verte, aunque sólo fuera un instante, porque tú eres el poema que inspira la existencia que soy y que me ilumina.


Arael Elämä...

viernes, 16 de octubre de 2015

A TRAVÉS DEL VIENTO

A TRAVÉS DEL VIENTO...

Se alza mi grito en una súplica
de un amor perdido y anhelado
que se arremolina como música
entre los versos de mi amado...

Fiel, entre las nubes me desnudo
del temor de no encontrarnos,
para diluirme entre suspiros
que se me escapan al mirarnos...

Y es que en su cuerpo se halla
el amor, el hogar, lo más sagrado,
porque soy de su piel y de su alma
de lo más dulce y lo más amargo...

Tú, viento que me abrazas
dile que soy yo quien le acaricia,
yo quien le besa con ternura y calma
en cada gesto, cada sonrisa,
cada llanto, del ayer, o del mañana...

Tú, viento que me despiertas
dile que soy yo quien le desea,
yo quien habita en su entrañas,
yo quien desde siempre le espera,
yo quien vuela cantando clara
la melodía de nuestras esencias...

Soy el aire de sus vidas,
el cielo de sus pestañas,
él mi boca cuando respira,
mi pecho cuando le extraña....

Arael Elämä...
 
 

domingo, 11 de octubre de 2015

AMOR Y LIBERTAD

Quiero rasgar estas vestiduras que llevo, soltar la cuerda a la que me sujeto, dejar morir lo que me hace esclava, esculpir mis sueños con las lágrimas que derramé durante mi descenso al mundo de los cuerdos, sacar de dentro de mí la huella de los imposibles, arrancarme la piel de las mentiras y las decepciones, cubrirme de las estrellas que brillan en tus ojos cuando me miras desde la lejana tierra de los amores y los delfines, porque entre mil mares se halla mi alma llamándome para que la abrace y le confíe mi pesar.

Quiero soñarme en una realidad que ya no es sueño, descubrirme entregada en tus brazos que me sujeten para bailar la danza de las caricias de un amor inmenso y eterno, descubriendo los universos que nos rodean para que saltemos entre ellos, de vida en vida, de verso en verso, para crear nuestra canción y desplegar nuestros sentidos en los silencios de los mundos desconocidos, sembrando belleza, regando la vida con el amor que de nuestros labios unidos se derrama como lluvia divina, colmada de humildad, de serenidad, de la pasión y el deseo de ser uno, uno con nosotros, uno con todo lo demás.

Quiero que esta mujer que me contiene sea libre, que se mueva grácil entre el viento, siendo un suspiro a veces, y otras una melodía que se encuentre viajando entre la gente, para ser sentida en lo más profundo de cada esencia real y firme, de cada humano que en esta tierra existe, para ser tan sólo la inspiración del alma que cada uno busca y en un segundo se encienda la luz que todos tienen, pero que nadie alcanza.



Quiero ser la voz de cada letra que se me escapa desde un rincón de mi presencia que no se explica, que no se entiende, que no es nada, pero que lo es todo, porque es aquel lugar donde todo sucede, donde nace el reconocimiento de la conciencia, donde es, donde existe, donde mora el gesto de la dulzura que me hace ser lo que siempre fui, lo que siempre seré, aunque no viva en este cuerpo en el que ahora resisto los golpes de lo que he venido a  aprender, que todo lo que anhelo se encuentra en lo que dentro de mis ojos rima, y lo logro ver cuando en mi ser me pierdo.

Quiero que me escuches, tú, corazón, tú, océano de esencia cristalina, agua pura, ola de palabras de fragancia salina, para que te llenes de este ensueño y te conviertas en la música que te muestre que las noches que te quedas desmayado en ese insomnio, contemplando lo que tu cielo te regala, la magia se despereza y te hace latir como nunca, explicándote una historia que en rutinas y quehaceres no se alza y no te abruma, pero en el susurro nocturno de tu brillo interno, se hace casi palpable, se manifiesta, como algo etéreo que te ilumina y te habla, que te transmite lo que yo quiero, que es lo que ya es, y lo que anhelas, porque entenderlo no es sencillo con este ruido que se nos cuela entre los dedos de la incosnciencia, la cual atrapa lo que comprende nuestra mente preparada sólo para lo justo y necesario, pero no para lo que soñamos y dibujamos en otros planos, ya que lo más sagrado se nos derrama como la arena fina de un lejano desierto en un espejismo que jamás tocamos.

Quiero la locura de ser quien vine a ser, una flor que se desprende del jardín para escapar de la corriente de ser perteneciente a una jaula de arquetipos, de fantasías de nomenclatura real por una gran unanimidad parcial, pues no soy de ningún tipo de rosa esclava, soy rosa silvestre, porque la belleza se libera de entre los pétalos de aroma de zafiro y se confunde con el azul del cielo para que la vean sólo los que libres sienten, desatados de sus cadenas, y viven, aman, crecen, aprenden, mueren en un nacer nuevo que les sorprende y les transporta a su verdad, a su poema, a su integridad...

Quiero y tengo la libertad entre mis manos, y  me desabrocho de la opresión de la polaridad establecida, para saltar hacia el abismo de mi profunda realidad, y hallarte, a ti, sí, a ti que me esperas en ese acto de valentía de serme, de serte, de volar en poesía traducida en esta pequeña, pequeña persona que en tu corazón te mira...

Arael Elämä...

domingo, 4 de octubre de 2015

AMOR DE ALMAS


¿Lo escuchas? ¿Lo sientes? Es el sonido de la lluvia que nos devuelve a nuestro primer encuentro, en un otoño cualquiera, bañados por nuestras miradas, perdidos por nuestros sentidos, atados en nuestros temores, con sus finos e invisibles hilos.

Y una canción nos deleitaba, se entrelazaba a nuestros pensamientos, buscando la forma de atraparnos en el deseo, por encima de la magia que estábamos sintiendo.



Tu pecho ardía y el mío le acompañaba, como ahora, ¿lo ves, amor mío?, nada ha cambiado, todo este amor que emana mi alma vive más allá de lo que yo vivo, es y existe para ti, aunque la distancia nos desdibuje la sonrisa, aunque no pueda acariciar tu cabello ni obsevarte dormido, aunque tus ojos miren con amor el cuerpo de otro amor en un deseo concedido.

¿Que por qué te amo sin haberte conocido? ¿Que por qué te conozco sin haberte tenido? Tú ya sabes la respuesta, ser de besos aturdidos, es tu corazón la morada de mi alma que en tu respiración se respira, es mi cuerpo el hogar de tu esencia que me busca cuando se entrega en la aventura de hallarme entre los brazos de lo que confundes con el amor eterno.

Mas tú entiendes, ser que vuelas como el viento, que te cuelas en mis sueños para regalarme el alimento de la esperanza que a veces pierdo y olvido, que sin ser amantes en este mundo en que nacimos, aún recuerdo aquel día en que bailamos juntos la canción que de tus labios se desmaya entre los tiempos más remotos y más esquivos, y el silencio enternecido, nos une en su regazo para que dancemos como siempre quisimos, y con cada partícula que crea lo que somos como seres vivos, nos amamos, nos fundimos...


Es por eso que ahora mismo te contemplo, y entre tus gotas de aire embebecido por la sensación de diluirnos como ráfagas de amor trenzadas desde lo más profundo de lo que somos y fuimos, soy la diosa que se eleva en tus gemidos, soy la niebla que despierta tus sentidos, soy el agua, soy el vino, soy la amante que te ama en el lecho de tu noche aunque no estés conmigo, soy de tu cuerpo cada sonrisa, cada latido, soy de tu alma cada respuesta, cada escalón ascendido, soy tu poema, y tú mi poeta en mi teclado escondido, soy lo que sueñas y tú mi sueño más temido, porque amar así tal vez no pueda ser en este lugar tan áspero y tan mezquino...

Aun así, mi querido amante de energías y soles, de lunas y estrellas, de versos y refugios en los que nadie osa entrar salvo tú y yo cuando allí nos conocimos, si te encuentro en el mismo sitio en el que yo transito, si el universo me regala el privilegio de mirarte también con tu traje de hombre nacido, entonces, mi vida, mi todo, mi cielo, mi querido ser dulce al que todos los días percibo, nos amaremos, y en nuestro océano profundo y antiguo, nos tocaremos el alma, y como siempre te digo, allí nuestros corazones serán uno en un amor siempre sentido...

Arael Elämä...

domingo, 13 de septiembre de 2015

PASO A PASO ARAEL ELÄMA ARAHAM (VIDEO)

PASO A PASO

Me abro camino...

Paso a paso, poco a poco, forjé las huellas que del ayer me enviaron a este momento en que me hallo frente a ti, sopesando los éxitos, los fracasos, las verdades, los engaños, y recalculando la ecuación que se gestó con números que ahora ya no me sirven, porque se han borrado.

Y del abismo en el que parecía estar cayendo, emergió una luz que me acogió me elevó, y me mostró el camino que no podía ver, pues se creaba cada vez que mis pies tocaban un suelo que no existía.

Me embarqué en una aventura con una brújula que marcaba mis errores, para que pudiera liberarlos, dejarlos ir, para que no los guardara más en mis bolsillos, para que no anudara ilusiones a mi alma sedienta, porque en realidad, jamás había sentido sed, el agua brotaba desde mi corazón, como un rayo reluciente hecho de versos, que se entrelazaba con mis manos, con mis ojos, y se expandía en mis abrazos, en mis besos, y se extendía por aquellos parajes por donde paseaba.

No me percaté de que por aquellos lugares por donde transitaba, mi Ser sonreía y las flores se escapaban y volaban, las mariposas se convertían en hadas, las sirenas peinaban sus cabellos con mis palabras, y el sol me daba la calidez que necesitaba para sentirme acompañada.

Y mi atuendo de guerrera no me hacía falta, ni el de víctima, ni el de mujer enamorada, tan sólo un yo tranquilo, sosegado, que a sí mismo se emanaba, desprendía la esencia real de lo que la ropa ocultaba.

Me abro camino...

Dejo atrás el verbo del cual me equivocaba, no nado en el río que mis lágrimas ya secas habían inventado para llegar a un mar que ya no estaba, que no era mío, forjado de hechos e historias de misterio que me encandilaban.



Y hoy soy mi barco, mi océano y mi estrella, el flujo de energía que se mueve hacia la gran estela de la vida, de la conciencia divina, de la magnificencia que me guía hacia la idea que no es idea, que es la única verdad, la unidad, el origen, la supremacía.

En el paso del gigante que me da la mano cuando mis piernas flaquean, hallo la fuerza, el corage, la valentía...

Y en el gesto tierno de quien susurra entre el canto del viento que mi piel de forma suave acaricia, te encuentro, me encuentro, nos encontramos, más allá del amor mundano, más allá del amor que mi pequeña mente comprendería, más allá del universo, más allá de un millón de miradas vacías, más allá del cielo, más allá de esta vida.

Beso tu mirada y la bendigo en la mía, porque mirarte es la bendición más bella que he sentido en mi pecho encendido con la luz de algo más fuerte que nosotros, que nos mira, beso tu sonrisa esquiva, tu alma fundida en el sollozo de una emoción contenida, tu cuerpo que respiro y que en mi cuerpo se perfila, tu abrazo que me envuelve y me ilumina...

No hay error en lo que hace latir mi existencia más allá de esta humana que soy, de esta mujer de la que me visto cada día. No hay mentira en lo que observo sin el filtro que cayó en el abismo que me sostenía, ahora, sólo hay verdad, y el miedo se ha rendido ante la diosa que vive en mi boca cuando la besas con tu amor de ángel, de hombre, de dios, de locura de pasión que me provoca, sí, me provoca vivir, me provoca sentir, me provoca salir de esta crisálida que me oculta, para unirme a tu voz, a tu respiración, a tu piel, a tu esencia loca...

Me abro camino...

Renazco de mis cenizas y destilo mi voz como una ráfaga que te habla cuando tu ser me da la mano y me dice: “camina, camina mi amor, camina, que yo te acompaño, que no hay distancia, que sólo hay amor y sólo hay vida”

Arael Elämä.




sábado, 29 de agosto de 2015

QUÉ PUEDO REGALARTE

¿Qué puedo regalarte?

No hallo cómo mostrarte lo que veo desde mis ojos cuando te estoy mirando, mas hoy, que quiero hacerlo, he buscado en el cielo la estrella más brillante, pero su luz se fue apagando al acercarse a tu presencia, pues tu fulgor era tan intenso que ella cerró su brillo para contemplarte.

¿Qué puedo regalarte?

Quise buscar un pedazo de mar, aquel que conservara el reflejo de la luna llena, ondeando como plateados destellos, sin embargo, tu océano es tan profundo y bello, es tan increíble el reflejo dorado que desprende, que ese regalo hubiera resultado pequeño.

¿Qué puedo regalarte?

Entonces pensé en las flores, su aroma, su belleza, tal vez fueran para ti ese detalle especial que anhelaba ofrecerte, sin embargo, tú eres la flor más destacada del jardín de mi alma, y no hallé ninguna que tu fragancia igualara.

¿Qué puedo regalarte?

Tan sólo puedo darte de nuevo mi abrazo, mi mirada, mi corazón, mi ser, para lograr cubrirte con lo que deseo que sientas, para conseguir que tu univeso se funda con todo lo que llevo en mi pecho, aquello que soy, y que te regalo para que entiendas que mi amor es todo lo que tengo, y que es eso lo más valioso y más eterno que de mí puedo entregarte.

¿Qué puedo regalarte?

Mi vida, mi compañía, mi mano cálida, mi poesía, mi música, mi melodía, mis sueños, mi fantasía, mi mejor versión, mis utopías, mi gran amor, mis alegrías, la historia completa de todas mis vidas, mi pasión, mis noches encendidas, mi risa, mi danza femenina, mi ilusión, mi admiración y mi presencia más divina, mi corazón, mi serenidad y mi sabiduría...

¿Qué puedo regalarte?

Te regalo en cada palabra todo un mundo colmado de mi esencia, la cual en devoción hacia tu ser se ilumina...

Arael Elämä


jueves, 27 de agosto de 2015

LA DANZA DEL AMOR

LA DANZA DEL AMOR

Y en una danza celestial,
tu mano y la mía se hallaron,
abrochándose entre sí,
para fundirse en un abrazo...

Te entrelazas con tus dedos
entre mi pelo y tus halagos,
me siento tuya y me entrego,
en tus esquinas me desmayo...

Soy la luz de la sombra
que se oculta en tus besos,
soy brisa de hada y mariposa,
que en tu mirada alza su vuelo...

Eres la voz de de mi garganta,
mi reflejo, mi universo,
bailo lo que tú cantas
soy tu poema, tus versos...

Te deslizas en mi cuerpo,
eres mi piel, mis entrañas,
soy el sudor de tus sueños,
busca tu alma en mi alma...

Rayo de fuego en mis ojos,
párpados adormecidos,
música de ángel hermoso,
que vuela entre mis gemidos...

Y como el viento suspiro,
como las aves te surco,
navego en ti sucumbido
en el gozo de nuestro mundo...

Si soy y existo en tus venas,
es porque somos eternos,
vivo en tu esencia serena,
habitas en mis anhelos...

Arael Elämä Araham






lunes, 24 de agosto de 2015

AMOR DE VERANO

AMOR DE VERANO


¿Recuerdas?

Tu mirada en mi mirada,
tu sonrisa desnudando
todo lo que escondía mi alma,
tu mano en la mía, paseando
por aquella orilla de aquella playa...


¿Recuerdas, amor, recuerdas?

Las olas del mar como sonido,
nos unía en un baile a ciegas,
el viento grácil como abrigo
para abrazarnos en la arena,
tus besos sabor marino
que en mi boca eran canela.

Y en la noche la luna llena
nos vestía de magia y vino
para cenar con las estrellas
y bebernos nuestro destino.

¿Recuerdas?

Ayer fui tu amante, tu amiga,
fui tu ser, tu luz, tu pasión,
fuiste mi todo, mi guía,
delirio de una historia de dos
que en mi alma sigue viva...

¿Recuerdas, amor, recuerdas?

Tu caricia era el brillo eterno
de mi esencia adormecida,
tu piel el manto de mi lecho,
presencia de llama encendida
que nacía de nuestro pecho.

Y en la mañana café,
dulzura y aroma de vida,
sin miedo, sin un porqué,
siendo existencia divina.

¿Recuerdas?...

Arael Elämä Araham

Inspirada en esta música:

 

domingo, 23 de agosto de 2015

FLORECER EN NOSOTROS

FLORECER EN NOSOTROS

Florece tu voz en mi estrella,
en la que nace en mi pecho,
brillando fuerte en esta espera,
buscando tu piel en mi lecho.

Tu aroma se prende del alma
que entre los dos se genera,
creada por nuestras miradas,
que todo su amor se entregan.

Y leo tu nombre en tus ojos,
veo tu luz en mis huellas,
beso tus labios carnosos
y me desmayo en tu esencia.

Todas las flores que tengo
ahora sonríen despiertas,
se desprenden de mi cuerpo
al llegar tu primavera.



Eres lluvia, viento, tierra,
eres sol que me sustenta
yo soy semilla que crece
y que de tu ser se alimenta.

Soy tu calor, tu alegría,
tu corazón que late ardiente,
la llama que te da la vida,
la luz que en ti resplandece.

Y por eso, amado mío,
juntos somos universo,
expandido en mares y ríos,
galaxias, planetas y cielos,
selvas y bosques sombríos,
islas, territorios enteros,
jardines que son paraísos,
fragancia de amor verdadero.

Florece tu fuego en mi boca
propagándose en mi presencia,
convirtiéndonos en antorcha,
flama de amor y de ofrenda.

Arael Elämä...

miércoles, 19 de agosto de 2015

HE PERDIDO A MI AMOR EN EL VIENTO

HE PERDIDO A MI AMOR EN EL VIENTO

Como una nota de la música
que se alimenta de mi alma,
como una gota de la lluvia
que se entremezcla con mi agua,
esa que eres tú, en forma líquida,
entre mis manos te derramas...

Como una estrella mística,
que se estremece en su danza,
como un cometa que se aleja
entre nocturnas alabanzas,
universo de destellos de súplicas,
que entre mis ojos se me escapan.

Como una esencia explícita,
que se desprende de una llama,
que es mi fuego que está ardiendo,
como una hoguera que se apaga
y se enciende en forma artística,
dibujando lo que amas.

He perdido mi amor en una súplica,
en el viento que suspiro,
en la brisa que me abraza,
en fragancias que yo respiro
y que suenan acústicas,
siendo armonía que se alza...

Como una leve ráfaga
de viento que me atrapa,
te siento vibrar entero,
al desnudo, sin máscaras,
y en mi aliento te venero,
pues en mi pecho te instalas...

Como una pizca de aire
que se nutre de mi esencia,
como un gato que maulla
en lamento henchido en mi aura,
esa que eres tú, como éter fulgurante,
entre mis besos te desarmas...

Arael Elämä

Inspirada en esta maravillosa música...