sábado, 17 de diciembre de 2016

BEBIENDO DEL SER


Dedicado a mi amigo del alma, Gustavo Calabró

Abrió los ojos para ver el mundo que rozaba los jazmines germinados en sus manos, y su cielo, aquel que parecía ser sombrío y escueto, se tornó violeta, azul, eterno...
Sus pálidos párpados adormecidos todavía por las sombras danzarinas de los velos esquivos, que le sujetaban para no volar, para no caer en la magia oculta de su camino, se iluminaron como focos, como estrellas, como soles de verano vestidos de primavera...

Gotas de lluvia diamantina se posaron en su alma, para agasajarla con el regalo de la vida, aquella que había dejado olvidada, y ésta, entre cánticos y danzas, se desvistió del letargo y se colgó de su pecho, como una llama de versos de amor relucientes, ardiendo fuerte y perenne...




Mas cuántas emociones que emergieron de su inconsciente, cuantas sombras y cuantas luces que se perdieron durante tiempos inmemorables, cuántas creencias, cuántos patrones, cuántas mentiras creadas para vivir en un sueño de permanencia oculta, imborrable, un vivir tapado por un filtro de condiciones que envolvían y limitaban a su verdad subyacente...

Nació en sí mismo su propia vida, y el amor brotó como fuente divina, como fuego líquido y dorado, como dicha esparcida por todo su cuerpo enamorado, deslizándose por dentro, y floreciendo en cada rincón de su existencia mundana, para transformarlo, para iluminarlo, para convertirlo en un ser humano de luz totalmente sagrado, dotado del amor real, el amor puro siempre tan anhelado.

Bebe de tu amor, compañero, amigo, hermano, bebe del néctar de tu fulgor nacido del universo y en tu corazón amalgamado, bebe para sanarte si es que hay algo que deba ser sanado, bebe por el placer de ser, de amar, bebe porque probarás de ti lo que siempre afuera habías buscado, bebe y ofrece, da, entrega tu amor para que otros lo prueben, bebe, pero no olvides que tú eres la fuente, que lo que das es lo que eres y que el milagro de ser, siempre de lo que emanas y regalas de forma exponencial se te devuelve...



Arael Elama.

martes, 1 de noviembre de 2016

NO SÉ CÓMO AMARTE

No sé cómo amarte, sin tenerte, sin tocarte, sin el cálido gesto de tu boca leyendo los versos de mi ser en calma, enlazado a mis ojos, a mis latidos, encendiendo en mi corazón la eterna llama.

No sé cómo amarte si tú no sabes cuánto puedo hacerlo, ni de qué forma, ni conoces mi manera de besarte, ni has bebido del aroma de mis deseos, de mi sueños, ni te has percatado de quién soy más allá de mi cuerpo.

Y es que tus pasos se alejaron de mis torpes anhelos, abrazando al amor en un mundo que yo no alcanzo, un lugar al que no pertenezco.

No sé cómo amarte, sólo sé que sin el alma no puedo, porque es ella la que me empuja a regalarte mis verdades, transparentes, susurrantes en las noches en las que todavía me sientes, a tu lado, vigilando tu alegría, para que no se marche.

Mas he fracasado, te enfrascaste en el dolor y el sufrimiento, mientras yo sólo ansiaba quererte, buscando una forma de recuperarte..
Ahora no hay confusión alguna, no hay un modo de sentirte en mi esencia surcando mi cielo con tus bellas alas en esta pugna de misterios inconclusos, y para no llorar y trascender tu olvido, tu ego difuso, me quedo descansando en la luna de nuestras miradas, deshilachando nuestro destino, en las estrellas que alumbran nuestro amor inmenso, un amor jamás vencido.

Sólo puedo amarte amando con la pureza de mi alma, poco tal vez para ti,para tu mente enojada, mas es todo lo que soy, todo lo que tengo, te amo porque te llevo dentro, te amo porque no conozco, ni quiero entender, la fórmula para no hacerlo, te amo porque nací amándote aunque no me lleves en tu pensamiento.

Arael Elama.

 

martes, 18 de octubre de 2016

AMOR INSPIRADO

Aquí, sentada, observando la luna dorada en esta noche en la que me siento especialmente unida a su fulgor, me gustaría no precisar de nada, ni siquiera alimentarme, ni cobijarme del frío, o del calor, sólo deseo seguir sintiendo esto, este amor que brota y me eleva por encima de esta humana, y poder disfrutar de los regalos de este vida que soy, que somos, de esta vida que me abraza...

La música, una de las expresiones del alma, recorre mi cuerpo, me acaricia, me invita a volar, a ser uno con ella...

Y lo soy...

Aunque no soy nada, sólo una melodía que se funde con el viento, que navega entre el amor y el tiempo, que te busca y que te encuentra  sin esfuerzo, y que se entrega como  aire que desde tu boca inhalas...

Vivo, sí, vivo y vibro, soy una resonancia que parpadea en tus pestañas, que juguetea con tus dedos cuando los acercas al piano, soy el color del la verdad cierta de mi corazón completo...

Y si yo soy, tú eres...

Eres otra canción, o una pintura, o una danza, o una escultura, ¡una alabanza!... eres una verdad hermosa que no tiene que demostrar lo que es, pues es todo, todo, universo, magia, pasión y bonanza...

Somos el aroma de la vida entrelazada en luces de tonos intensos, inmersos en nuestras miradas...

Te veo más allá de lo que ve una persona dormida o no recordada, y sólo puedo amarte...

No, no me dañes, no hables, sólo permíteme que te ame, así, callada, sin moverme, sólo sabiendo que mi amor es el silencio que se posa en tus palabras, no necesito que me halagues, ni que me veas, soy y estaré siempre en esa sensación que vives oculta cuando te enamoras de un amanecer en la playa...

No soy de aquí, soy una gaviota que vuela y se convierte en la montaña, un valle que se transforma en el río de aguas claras que se vierte en tus labios cuando la sed te aclama, soy la amante que siempre anhelas y llamas, soy el beso profundo de una diosa que sueñas y que te muestra la inocencia de un amor erigido por encima de la incomprensible añoranza...

Soy el amor, el amor que habita en tu cuerpo y que grita y te llama...

Arael Elama

Texto inspirado en esta música....


MI LIBRO PARA E-BOOK A LA VENTA EN AMAZON

Después de años escribiendo, transmitiendo mi sentir a través de historias y reflexiones, poemas y pensamientos, decidí embarcarme en la aventura de compartir lo que escribo publicándolo en amazon. En esta plataforma se encuentra ya disponible mi primer libro a la venta "Amor divino, cuentos y pensamientos", un libro lleno de amor, de búsqueda interior, de historias que invitan a la reflexión más profunda...

Desde aquí quiero agradecer a todos los que me habéis leído alguna vez, a todos los que me seguís leyendo, a todos los que me habéis inspirado directa o indirectamente, a los que comentáis y a los que no, porque todos vosotros habéis contribuido de alguna manera a que haya continuado escribiendo, compartiendo, y a que haya decidido publicar mi primer libro para e-book. 

El siguiente paso será editarlo en papel y continuar con la novela que tengo en proceso.
Os dejo aquí la foto de la portada del libro y un enlace a amazon. 

Gracias, gracias, gracias....

Arael Elama


jueves, 1 de septiembre de 2016

NO ESTOY INSPIRADA

No estoy inspirada, tal vez porque hoy no he visto mi reflejo en tus pupilas, o porque la brisa del verano se me escapa y de nuevo tú te alejas con el suspiro de mi alma compungida, derramada en lágrimas por la tristeza que se me cuela entre sus grietas escondidas, que todavía subyacen dentro de mí dolientes como profundas heridas.

No estoy inspirada, y los árboles cantan para que sonría, las nubes danzan dibujando tu cuerpo y el mío, unidos, envueltos en el azul que decora su escenario, y el pequeño viento silva nuestra música para que te sienta conmigo sin que eso me duela, para que te recuerde toda mi vida.



No estoy inspirada, la poesía se ha dormido en tus manos y se ha escapado contigo, para viajar en tu pecho tranquilo y cubrirte de besos, de caricias, porque ella es parte de mí misma, y tú sabes que, si te alejas, esa parte de mí se pierde en tu horizonte para amarte mientras yo no te alcance y no te siga.

No estoy inspirada, lo lamento, mi querida musa, no vengas a buscarme, que hoy me siento confusa, perdida, y tu belleza hoy es sólo una intrusa que me castiga, que me devuelve al recuerdo de su ausencia, y me lastima, por eso, ves a reunirte con él, para que me escriba poemas, para que la magia se enrede en sus sueños en ese mundo onírico y se acuerde de que yo sigo aquí, viviendo sin su sonrisa.

No estoy inspirada, tal vez porque hoy no me he fundido en tus labios, o porque el otoño me avisa de que se acaban los días en los que esperaba tu regreso, y ahora, vestida de tu dulce sabor eterno, sólo confío, confío en que el universo nos acompañe y nos descubra por fin el uno al otro, entre estrofas de líricas palabras y melodías de amor perpetuo...

Arael Elama.

CUANDO ME MIRAS

Y cuando tus ojos se posaron en los míos, mi luna se desdibujó y un eclipse provocado por tu luz absorvió todos los miedos que siempre había guardado en el cofre de la desesperanza...

Ahora que anochece y que mi corazón se agita, que te busca incesante para abrazarte y dormirme escuchando cómo respiras, notando cómo tu cuerpo me cobija, sé que estás ahí, que siempre has estado, que nada puede separar de mi espíritu tu esencia, porque éste desprende tu aroma, porque tú emanas mi fragancia, porque mis besos llevan tu nombre, porque mis manos sólo acarician tu piel, porque mi cuerpo sólo se funde en el tuyo, porque en mi cielo brillan todas las estrellas para ti, para iluminarte, para que sonrías...

 Y es que tu sonrisa es el paraíso de mis sueños, tu voz es la suave brisa que cautiva al canto de mis melodías no nacidas, pendientes de vestirse de tu calma, para convertirse en música interpretada por tu alma, por tu presencia divina...

Siendo sólo humanos, percibo la suavidad de tus alas que se posan lentamente sobre las mías, porque este amor se desata de lo mundano, y nos convierte en dos ángeles que se aman en el infinito universo donde amarnos es lo más sagrado...


Si intentara definir cuánto te amo, o  de qué manera lo hago, sólo podría decir que amarte es la vida misma, eterna, amarte es vivirla, amarte es sentir que la magia es mucho más sublime cuando tú la miras, amarte es estar desnuda y no sentir pudor porque ante ti no necesito estar vestida, ni de atuendos que me escondan, ni de vestidos que te engañen, yo soy tu belleza y tu verdad despierta y tranquila, soy tu poesía, tu latido perpetuo, tu vida en mi vida...

Así que, eclipsa mis sombras, te lo ruego, así como tú lo haces, sólo con tu mirada perdida en la mía...


Arael Elama....

martes, 12 de julio de 2016

LA LLAMADA ANÓNIMA


Sí, te pienso, te imagino, te rodeo con mi aroma de cristal que se me escapa como ráfagas de viento desprendiéndose de mi pecho, para abrazarte, para recordarte lo que es amar desde mi alma, para coserte las alas que olvidaste que podían devolverte la libertad de ser tú mismo, y alcanzarnos siempre, en nuestro vuelo, en el destino, en dimensiones bellas y también en este tiempo, en este espacio donde no te tengo, para fusionarnos como juramos en cada uno de nuestros encuentros, antes de que nos confundiéramos en nuestros abismos.

Y te hablo, te suplico, y te envío desde mis lágrimas una llamada anónima de auxilio, y desmayo mis palabras en el latido de mi cuerpo que se esconde compungido, porque siente, porque se estremece cuando tu respuesta llega como una luz, que se me cuela en los rincones de mi consciencia sometida por temores, que me impiden deshacerme del engaño de pensar que no vale la pena ser estos humanos mortales, porque sufren, porque anhelan, porque viven emociones que a menudo nos empujan a sumirnos en tormentos y mendacidades. Mas tu voz, la de tu esencia divina, me atraviesa el corazón para iluminarme y desengancharme de este miedo a no lograr nunca contemplarte, de esta lucha contra la sombra incesante que me acecha para dominarme.

Sé que no vendrás a rescatarme, no es tu cometido, sé que es mi fortaleza y mi tenacidad las que me mantienen viva en este enclave, y te he prometido que aunque vaya contra la corriente, aunque yo sola me salve, aunque pueda ser una loca más que se disfraza de adaptada y de valiente, no perderé la autenticidad que me identifica, mas tú sabes, mi vida, tú lo sabes, tú comprendes que mi llanto ha sido el alivio que ha sanado mis heridas, que tus ojos han sido el horizonte hacia el que he volado cada noche, y cada día, que tu sonrisa ha sido mi cobijo en esos lugares que nadie ha visto, esos donde siempre reconozco que eres tú quien me acaricia y me mima.



Así que, no me pidas que no te cuente lo que siento cuando se oscurece ese diamante que fui en algún universo, que ahora nos espera para regresar en ese viaje de partida, que todavía no comienza y no termina, no me ruegues que no llore, no intentes secar con tus besos gráciles esta tristeza que se mezcla con la dicha de sentirte, aquí en este instante, permite que te diga que te añoro en mi camino, que te busco en lo que vivo, que a veces flaqueo y me despierto sin aliento y sin encontrar sentido a lo que soy, a lo que pido desde esa carencia irreal que experimento cuando no te percibo.

Y es que soy humana, soy humana, y siento, y canto, y sueño, y grito, y lloro, y en ocasiones me lastima el frío que me sobrecoge cuando no hallo en tus brazos el abrigo que tú me dijiste que compartirías conmigo...

Una llamada anónima, un lazo de amor que viaja hacia tu alma, una palabra que te llena de mi esencia en una telepatía que no entiende de mensajes de la mente, torpe y recia, una comunicación con el lenguaje sublime de nuestras dos divinidades envueltas de estos cuerpos que nos alejan, o nos acercan...

Y recibi tu respuesta, y me estiré en tus pestañas para dormirme en tus párpados enamorados del presente, para entregarte mi desdicha en la mañana siguiente, y así, otorgándonos el placer de la cercanía de nuestros mundos, de nuestros cuerpos sutiles, decidimos dejar la espera para reencontrarnos en todas las líneas del tiempo en que nacimos...

Arael Elämä Araham...

jueves, 30 de junio de 2016

SOMBRAS – LA HISTORIA DE UN ALMA ANÓNIMA



De la mano de mis sombras, llegué a un puerto para llorar los ayeres, para abrazar los mañanas, para besarle la frente al ahora, y así, permitirme navegar en mis silencios sola, dibujando mi huella al pasar por los caminos vacíos que iba colmando con el fulgor de mis manos, temblorosas por no saber en qué lugar deberían colocarse para que su calidez no se enfriara con el paso del tiempo.



Lento y perenne se dibujaba mi paso; frágil e indemne florecía mi alma en cada centímetro de mi cuerpo, en un eterno presente, convulsionado por una metamorfosis inherente a lo que yo era, soy y seré siempre, un espíritu que vuela libre desde el amor y para el amor, desde la vida y para la vida, desde la magia y para la magia, para existir sin más lamentaciones, sin más lágrimas heridas.

Y es que mi llanto no era por un sufrimiento concreto y anclado en mi corazón exultante, sino que se erigía por una anhelada osadía que se me escapaba en cada suspiro, en cada amanecer, en cada poesía pintada con los tonos de mi esencia, con mi propio brillo, con el aroma de mi energía, ésa que es mi sello, mi firma, mi única identidad, la más divina, la más antigua, la que esconde un gran amor y lo preserva de las inmundicias, incluso de las que entre mis sombras más oscuras a menudo han intentado tocarlo y contaminarlo con sus mentiras.

Y en ese mar de orillas turquesa, me desmayé sin fuerzas, entre las olas tranquilas, y me rendí, me rendí para no luchar más contra lo que sentía, contra lo que ya sabía, que no era mío el control de mi alma, no era mío su destino, sino de ella, y debía dejarme llevar, fluir en el río de su sabiduría, soltar, y debía permitirme soñar, volar, cantar, danzar, y experimentar por fin la felicidad.

Y al despertar sentí mis alas, agitándose con dulzura, suaves, plateadas, fulgurantes, magestuosas, y mi cuerpo débil de mujer, se había transformado en algo más etéreo, algo similar a un ángel, o tal vez a una mariposa naciendo de su crisálida, siendo más sutil, más luminosa.

Fui desapegándome del control, enamorada de mi nueva condición, de mi libertad, emanando una estela de mágicos versos azules como zafiros, y atravesé esta dimensión en la que me vencían los miedos, aprendí a amarlos y a no temerlos, a descubrirlos como aliados, y entonces supe que que soy el cielo, y lo eterno, soy los mares, y la tierra, soy el universo al completo.

Surcar el infinito, en plenitud, aprendiendo a ser lo mejor de uno, guiándote con tu propia luz, y ver el mundo desde lo más alto que puedas alcanzar, rozando a veces el límite de lo interminable, y otras veces descendiendo en momentos de debilidad, es lo más hermoso y bello que podría ocurrirte, mas cuando te acercas a tu propia divinidad, el vuelo te conduce a una soledad, llena de calma, a veces nostálgica, otras envuelta en paz, porque no muchos se atreven a elevarse, a ascender por encima de su propia mendacidad...

Ya las sombras se fundieron con mi verdad, ya no son penumbra, ahora son amor y claridad.

Arael Elämä...

lunes, 23 de mayo de 2016

VETE PERO REGRESA



Me he quitado ya las arrugas que me dejó el ayer, para colgarlas en los escombros de tus desplantes, ahora ya no te quiero como antes, no te pienso, no me arraigo a tus besos desafiantes, no me disparo el alma hacia tus sonsrisas errantes, no quiero, !!no!! no quiero que me beses, ni que me ames, no busco tus caricias porque me queman y la piel me arde, me arde, me mata lentamente hasta corromper mi calma porque me tocas y luego te vuelves cobarde...

No me abraces, no me digas más que me amas, no me persigas con tus versos que me duelen, me duelen porque nunca demuestras lo que ellos sugieren, y me engañas, y me mientes, me descubres tus miedos para colmarme de tus noches dementes...

¿Qué es lo que quieres, amante de placeres que te escondes y no reapareces después de jurarme que me buscaste, que soy tu luz, que realmente soy lo que siempre anhelaste?

Me bastaron dos lágrimas para saber que mi amor por ti era perenne, me bastó tu mirada para reconocerte, y me bastaron sólo tres palabras para darme cuenta de que me habías engañado y de que no querías volver a verme...

Y si la amas a ella ¿por qué luego vienes y me susurras mientras dormida puedo ser libre de tus absurdas y esquivas verdades adormecidas?, ¿por qué justificas tu huida con tus temores si con ella no tienes miedo y luchas a muerte para que ella te elija?

Ya no me quedan sollozos que regalarle al viento, no me quedan llagas que puedas curar con tu llegada furtiva, no me quedan llamadas, ni mensajes, ni noches solitarias sin que me agarres fuerte con tus brazos mientras contemplo tu mirada clavada en la mía.

Por eso, amor mío, amor de silencios sombríos, amor de gestos impíos, no quiero verte, ni tenerte, ni añorarte, ni quererte...

Ahora vete, vete para que ya no me hieras, vete para que pueda llorar un poco más y después olvidar que esta historia fue el veneno que me mostró que no eres digno de que yo te quiera...

Vete, vete ... pero regresa, vuelve cuando comprendas, cuando tu ser se libere y se desprenda de tus limitaciones que tantas veces te han causado ofensa, un ataque hacia ti mismo, hacia tu verdadera esencia... vete, pero regresa, regresa cuando mi amor sea el latir que te sostenga, cuando sepas de veras que no hay nada más allá de nuestra quimera, no hay demonios, ni luchas, ni metas, tan sólo lírica, amor y poemas...

Arael Elämä...



jueves, 19 de mayo de 2016

CUANDO DESPIERTAS



Me gusta observar tus párpados cuando ocultan tus sueños mientras te evades de mi mirada, que se se cautiva con tu presencia, porque estás aquí, a mi lado...

No sé qué pensamientos te alejan de mí cuando te duermes, ni los que te acercan, pero sé que siempre estoy contigo, es imposible que mi alma no te acompañe, pues ella es como un ángel que te abraza cuando menos te lo esperas...

No puedo dejar de contemplarte, y de sentirte...

Tu respiración enciende mi pecho, que ilumina mi deseo de abrazarte, de fundirme con tu cuerpo, con tu ser, para convertirme en la luz de tu luna, y una parte de mí, invisible, ya viaja por tu océano, nadando entre los versos que se escriben en tu corazón durante las horas nocturnas...

Apenas amanace y no sé cómo agradecer la bendición de respirarte...

El sol comienza a iluminar tu rostro, dibujando todas las esquinas de tu belleza adormecida, y tu pelo, brillante como rayos dorados, se entrelaza con mis manos, con mis dedos, mientras mis besos se posan en tu frente, en tus ojos, en tus labios...

Siento tu caricia en mi mejilla, ya te has despertado...

Y si me me miras, me desnudas, me estremeces...

Y lo haces, lo haces tan dulcemente, que tiemblo, tiemblo porque siento a la vida latiendo fuerte, muy fuerte...

No sé si esto es un sueño, porque no me perteneces, eres libre, como el cielo, y sin embargo, en el azul de tu espíritu yo siempre vuelo como si fuera tu viento...

En la explosión de tu pasión irreberente se desmayan todos los miedos, y te devuelvo mi fuego, porque tu llama y la mía se fusionan para crear un mundo nuevo...

Voy a dormirme, voy a dejar que me abraces y me protejas, voy a creer en ti, a confiarte mi alma, porque me reconozco en tus pupilas y he aprendido a amarme, a entregarme, a aceptarme, a tener fe en la vida...

En la mañana, cuando aún es temprano, tras la tormenta de amor que nos une incluso cuando ya se ha terminado, cierro mis ojos y me cobijo en tus brazos mientras repito con mi voz en tu boca “te amo”...

Arael Elämä...


miércoles, 18 de mayo de 2016

SACERDOTISA

Y un río de palabras se hizo entre sus sueños, deslizándose vertiginosamente hacia el final de la gran Montaña del Miedo.
Al alcanzar su destino, se expandieron un sinfín de letras en un mar infinito que se abría paso entre todo lo existente...
Y ella se bañó entre los versos, en una orilla intermitente de poemas y relatos, que iban y venían, que danzaban con sus pies inquietos, mientras una lluvia de colores y de gotas de zafiro y oro se mezclaban con sus cabellos gris plata y su mirada de luz, vestida de amor y de creación, de vida y de abundancia...

- ¡Soy rica! - gritó entusiasmada.

Sí, lo era, era la mujer más rica del mundo, y era libre, una mujer vestida de libertad absoluta, de conocimientos y de actos sublimes que la coronaban como la única y verdadera diosa de su templo, su cuerpo, su alma, y su mente como herramienta para crear aquel paraje de fantasía hecha realidad.

Sus cuentos habían nacido, sus libros, sus músicas, sus anhelos, y su corazón emanaba tanta felicidad que dos soles brillaban en el cielo para acompañarla en su nueva vida tan deseada.



Y ahí, justo ahí, mientras sus piernas sentían la frescura del agua de sus palabras expandidas, fue donde la vida le regaló un universo entero, para que pudiera continuar escribiendo y latiendo, bebiéndose el presente como exquisitas copas de un vino que recorrería sus labios sedientos de la lujuria que la vida le estaba entregando.

Todo estaba ya dispuesto para ella, ya había saltado al vacío, y ahora sólo podría seguir haciendo el amor con sus sueños, con la vida, con la magia, con el viento, con su divinidad, dejando atrás los obstáculos y las torpezas que la habían estado atando durante tanto tiempo, mientras aún continuaba adormecida...
 
Había nacido la Sacerdotisa...creadora de vida...

Arael Elama...

domingo, 1 de mayo de 2016

AMOR CONSCIENTE



Ella - He dado la bienvenida a mis miedos, los he acogido, los he acunado, y me hablaron de sus inquietudes, de sus motivaciones, de su afligido sentir que me invadía por momentos, y ellos, esos temores inciertos y mensajeros de algunos de mis antepasados, o de tiempos que no son tiempos, me devolvieron mis abrazos y me sostuvieron, mostrándome que también soy el viajero que se oculta de todo aquello que desconoce, que le abruma, incluso cuando se trata de lo más sublime, porque la felicidad también asusta cuando no se asume.

Y así, paso a paso, invité a mis tristezas, a mis iras, a mis rabias, a mis emociones más alteradas, aquellas de las que más huía, a tomar el té en una tarde de primavera como ésta para, sin hacer preguntas, me regalaran sus respuestas.

Me enamoré de sus vidas, de sus historias sentidas, de sus causas más encubiertas, incluso de sus indolencias, de sus heridas, de su violencia, de la agresividad del resentir que se amalgamaba en ellas...

Y frente a ti, temblando ante tus ojos, abro mis manos, mi pecho y mi alma, y te presento a mi sombra, parte de mi existencia, parte de lo que soy, aunque te parezca ruda, fea y desprovista de la tan anhelada belleza.

Y si me amas, me debes amar también cuando mi rostro sólo muestra mis asperezas, cuando mi brillo se apaga y aparecen las emociones a las que yo llamo densas, ámame sin tabues, ámame con gentileza, ámame sin que lo humano signifique disminuir ese amor que tanto me profesas, porque yo soy divinidad pero también soy esta mujer humana que se siente indefensa.

Mírame con mis llagas, mírame con mi llanto, con mi miedo, con el desconsuelo, con mi rendición, con mi esperpento, mírame como soy al completo, tanto cuando soy casi un ángel, como cuando soy absurda y grotesca...mírame a los ojos y contesta... ¿me amas, o me detestas?

Él – He dado todo de mí siempre que he amado, me he desquiciado, me he olvidado de mis mentiras y mis verdades, me he enamorado tanto de lo que anhelaba hallar, que no vi que todo eso estaba dentro de mí enterrado. Y ahora, ahora me observo y todo parece tan claro.

Me preguntas si todavía te amo, me preguntas si te siento en mí, si te extraño, si me gusta mirarte, si te puedo amar a pesar de lo que muestras, de tus harapos emocionales, ropajes rotos que tanto intentamos esconder para no ser rechazados por las temidas normalidades sociales.

Me descubrí siendo el sol e iluminé toda mi vida para lograr ser digno de ser amado, y después supe que no amaría a nadie como se mereciera si no aprendía realmente a amarme, al desnudo, sin disfraces, y sin máscaras que disimularan mis terribles malestares, mis castigados años en la penumbra de la incertidumbre, mis profundos pesares, e incluso aquellos secretos que aún no había explorado...

Y apareciste tú...

Desnuda, con lágrimas en las manos, dispuesta a darme todo, todo, sin esperar nada a cambio, y me hablaste de consciencia, de amor elevado, de besos al alma, de pétalos desenfrenados que volaban audaces a mi corazón desorbitado, y me preguntaste si te amaba, si sabía cómo amarte también cuando tu aroma se tornara oscuro y tapara la luz de la estrella que tanto admiro...

El amor no distingue estados, no sabe si cumples con los arquetipos inventados, sólo ama, ama sin barreras, sin tiempos, sin prisas, sin necesidades, sin explicaciones, sin juicios y sin trabajos forzados... El amor existe sólo si hasta el miedo se siente también amado...

Así que sí, sí mi amor, sí que te amo, porque cuando te miro veo mi reflejo y hace tiempo que también me amo...

Puedo darte lo que aprendí a darte, lo que jamás dejaré de ofrecerme, y lo haré porque cuando te amo, me amo, porque cuando me amo, te amo, porque cuando me entrego a ti, me lleno de mí, y de ti, y de todo lo que somos cuando del ego nos olvidamos...

Ella - Así es como yo te amo, acariciando tu furia cuando te descubres en el enojo de tus desquicios, de decepciones que todavía no se han resuelto en el océano de lo que ocultas y emerge cuando menos me lo espero.
Así es como yo te amo, en tus secretos jamás revelados, con el respeto de tus silencios, de esos momentos en los que anhelas sentirte solo, sin que mi presencia perturbe la inspiración de tu alma que vuela libre para expresarse de algún maravilloso modo.
Así es como yo te amo, en la distancia, en la constancia, en el abrazo tenue que te alcanza cuando proyectas tu miedo sin darte cuenta sobre mi espalda, porque te veo, te siento, porque te admiro y te comprendo, porque en tu histora me disuelvo, y en la fusión de nuestros besos somos la suma de dos completos, somos la dualidad fundida en nuestros dos cuerpos.




Arael Elämä...



martes, 26 de abril de 2016

ENSOÑACIÓN



A ti te escribo, a ti, sueño que se me cuela todavía entre suspiros, a ti que fuiste sólo un espejismo de lo que mi alma dibujaba y depositaba en mis anhelos, a ti que fuiste mi maestro sin conocer apenas lo que crecía y se expandía en mi pecho.
Ahora sé que sólo fuiste una isla invisible donde sentir un hogar incierto, ahora sé que amar es mucho más de lo que leía de la vida y traducía en mi mente cuando aún era tan sólo una chiquilla, una adulta inmadura, envuelta en la inconsciencia de quien cree que el amor es el apego, la codicia de tener lo que se ama y atraparlo, venerarlo, enalzarlo para encarcelarlo en una relación de posesión con el título de amor eterno.

Y descubrí gracias a este enorme sentimiento, que no depende de nadie que yo sienta, que yo viva, que yo sea la felicidad estendida en todo mi cuerpo, y que, por tanto, que tú me amaras ya no era necesario para que mi corazón te acogiera sin miedo y sin rechazo.

La libertad se hizo en mí en un amor que no tenía que ser eterno en el tiempo, pues las horas presentes eran todo, eran lo único existente, lo único cierto, y es que en esos idílicos momentos, tú lo eras todo, infinitamente todo, sin un mañana, sin la certeza de que el futuro nos abrazara y acompañara en nuestro viaje como dos amantes entregados al deseo.



No preguntaría si yo era tu gran amor más intenso, lo sabría, mas aunque no lo fuera, ¿qué importancia tendría si yo existiera en tu ahora, en tu presencia, y el ayer no interfiriera nunca en nuestra vida pues ya no nos acogiéramos a las apariencias?

Mas no hubo ocasión de un romance, no contigo, aunque de tu mano llegó ese ramo de rosas bellas cuya fragancia vino a recordarme que soy capaz de amar a lo grande, incluso cuando la persona amada ni siquiera se acerque a saludarme.

A ti te escribo, a ti, a un “tú” que sólo hallé en mis castillos de ensueño, a un hombre que habita en su dimensión de pensamientos, que busca lo que es en lugares incorrectos, o quizás no, podría ser que fuera yo quien errara al inventar un personaje en la ensoñación de mis recuerdos, y sin embargo, todo eso ya no significa nada, mi barco zarpó rumbo a otros misterios, y tú quedaste sumergido en lo que no fue, en lo que amé con todo mi ser, incluso sin querer reconocerlo...

Por eso, mi querido amante narrado en algunos de mis cuentos, me despido sin temor de hacer algo imperfecto, y me dirijo a mi alma, allí, donde sé que conmigo me reencuentro, y dejo pasar los supuestos amores que nacen del ego, para ir más allá, y no depender de llenar mis huecos con tus vacíos ineptos, para ser completa y consciente, y dedicar mi vida a lo que soy sin repudiar mis miedos.

Gracias por existir y por estar en mi camino para guiarme hacia mi templo...
Gracias, mas hoy debo partir para vivir, y volar, para emanar lo que llevo dentro, porque soy rosa azul que se convierte en delfín, en zafiro y en universo...

Arael Elämä Araham....

viernes, 22 de abril de 2016

HORIZONTES INFINITOS AUDIO-VIDEO

A veces, la música se apodera de mí y se convierte en un huracán que me envuelve por completo, y de esta forma, una transformación emerge desde lo más profundo de mí y me convierte en un poema que se escribe solo, a través de mis manos que son el sencillo instrumento que lo transcribe, y así, me escribo a mí misma para ser leída por aquellos que resuenen con mi esencia...



Arael Eämä Araham

jueves, 21 de abril de 2016

HORIZONTES INFINITOS



Respiro el aroma del mar,
y por un instante te pienso,
no quisiera distraerme
de esta magia que siento,
adentrándome en el agua,
sé que me baño en tu alma,
eres el sol, el cielo, la playa,
estás en todo lo que experimento,
y aunque no sepa donde estás,
eres el mar que llevo dentro,
y no se puede derramar
ni una gota de tu esencia,
pues quedó en mí impregnada,
y en mi existencia la sostengo...

Dulce es mi paso cuando observo
el horizonte lejano y esquivo,
ya no trato de alcanzarlo,
tan sólo lo noto, lo vivo,
ya no busco los mañanas,
hallo el ahora y me lo bebo
en cada aliento que respiro,
no soy la triste aurora que lloraba
al despertar sola en el alba,
y es cierto que ya no te espero,
mas en mi corazón te ilumino
con la luz de lo más sagrado y verdadero...

Puedes soñar sin que yo sea tu sueño,
puedes amar sin que yo sea tu musa,
puedes sentir pasión, belleza, o miedo,
mas sé que ya no importa si mi confusa
oda al amor que nos ha unido en lo eterno,
no te alcanza, no la ves, o no la escuchas,
hoy soy libre de mi anhelado deseo,
aprendí que la verdad siempre triunfa
aunque deban caer muchos velos...

Y el futuro no es solo nuestro,
es del mundo, del ser, del universo,
por tanto, si te percibo en mi pecho,
sé que estás, que eres, y que te siento...

Y es que...Amar es eso...

es saberte, vivirte, sin importar quién eres
en estos parajes inciertos,
simplemente eres, eres aquí, en mi templo,
eres, sí, eres en incontables tiempos,
en horizontes infinitos
donde siempre te reencuentro...

Arael Elämä

viernes, 8 de abril de 2016

EL RENACIDO

El quejido de mi cuerpo adormecido
se lamenta del letargo,
del ayer que se marchó,
dejando un sabor amargo,
mientras mi mente seguía jugando
a ser un individuo de fuego inactivo,
un hombre, o una mujer, sin vida,
una persona esclava
de un paradigma marchito,
de una trampa que nos domina...

Las lágrimas erraban los motivos
por los cuáles querían derramarse,
y se alejaban de las verdades,
vendiéndose a la hipocresía
y al control de las mendacidades
de este mundo, corrupto, impávido,
un desecho de la realidad imprimida,
en nuestra piel como un impuesto,
un castigo, un intento de olvidar
que estamos siendo reprimidos..

Tal vez...


O quizás no, pudiera ser
que me hubiera confundido,
que cerrar los ojos a mi alma,
a lo que siempre hubo
dentro de mí, escondido,
esperando a que lo hallase,
me trastornara y me convirtiera
en una resentida que detestaba
con mucha fuerza ser humana...


Mas dejé el enfado,
dejé los puños, dejé la rabia
y pasé a vivir mi vida
como si hubiera nacido
en un nueva galaxia,
enfrentando mis delirios,
sopesando las verdades que
otros predicaban con su labia,
con el discernimiento
de un corazón despierto,
compungido por el miedo
de su ego a ser sustituido,
a ser evitado y apartado
por algo más puro, más divino,
mi verdad, la verdad del cielo,
la del ser, la de lo digno...

Y el desafío se casó conmigo,
para romper las normas,
para dejar de sentir el mundo como un infierno,
como un lugar ensombrecido...

Cómo ser la magia, el mago,
la fuerza, la diosa o la sacerdotisa...
cómo ser lo más sagrado
si la mente sólo destila
la ira de tanto maltrato,
si el pudor se enciende
por el miedo a ser
de nuevo corrompido
por lo absurdo, por lo incierto,
por el engaño de los que piensan
pero nunca sienten, sólo así lo pretenden,
y se ocultan..,
se ocultan a sí mismos
que están siendo esclavizados
por sus mentiras subyacentes...

Puedo ser la fuerza, el viento,
el suspiro de un niño enternecido,
el cambio, el rumbo a la humanidad
que siempre he presentido,
puedo ser la semilla de una nueva vida
que se abrirá camino
para lograr emerger y ser le árbol
de la paz, del amor y de la dicha..
Puedes ser la fruta del futuro,
de un mañana límpido y de horizontes
frescos y llenos de brillo,
Podemos ser conscientes, despirtos,
mas debemos desnudarnos
del traje de la ira,
del rencor, del miedo,
para ser auténticos, verdaderos,
y libres, libres para tocar el cielo...

Somos el destino, somos el nuevo mundo
latiendo y vibrando, rompiendo barreras
y saltando peligros...


                                    Arael Elämä Araham...



jueves, 31 de marzo de 2016

DE MI DIVINIDAD A LA TUYA

Me siento, te miro,
el aire parece espeso,
me entrego a mi destino,
contemplo tu mirada,
es eterna, es la quimera
de mis designios,
estoy completa,
pero te alcanzo y me visto
de tus gestos, de tus mimos,
de tus misterios,
soy una música creada entre
los sonidos de un piano etéreo,
que tus manos acarician mientras
mi alma se pierde entre tus risas,
entre tus dedos, que la dibujan,
que la embelesan,
para bebérsela con esos labios
que a mi corazón se entregan...

Y te amo, sin mirar atrás,
sin tocarte, sin pensar en nada más,
tan sólo en darte, darte, darte...

Mi divinidad se derrama entre tus latidos,
hieres la ignorancia de mis ayeres
que siempre fueron torpes y entumecidos,
te me desmayas en los placeres
que se entrelazan entre suspiros,
y vuelan las alas de un ángel
para elevarnos hasta
lo que aún es desconocido...

La eternidad no es suficiente para quererte,
ni es tan profunda como mi otro cuerpo,
ése que no se mira, que sólo se siente,
por eso buceo en tus lágrimas perennes,
cuando te vuelcas en mi pecho para disolverte
y unirte al pulso luminoso de mi esencia,
de mi consciencia más sublime y solemne,
que sobre esta realidad insulsa
te abraza y te sostiene...

Mi divinidad se enciende,
te veo entre los surcos
de mis pensamientos,
yace la noche de mi alma
cuando tu boca escribe
con el verbo la palabra
de lo que eres,
y me elevo tanto, tanto,
que ya no soy este yo inconsciente,
que tanto miedo suscitaba
en mis anteriores vaivenes...

Me siento, te miro,
el aire se presta fresco,
me busco en tu cariño
y soy un ave que surca tu cielo
mientras tu vuelas a través del mío...

No hay horizontes
que no amanezcan con tu nombre,
ni futuros que se desnuden
si no estás presente,
no busco tu perdón,
ni que me ames,
porque sé muy bien lo que sientes,
sólo quiero ser y vibrar en ti,
y tú en mí,
como lo hemos hecho siempre...


Arael Elämä...


EL COMIENZO


Desnudos, sangrantes, mis pies llegan al final del camino. Mis lágrimas han alcanzado ya su anhelado destino, mis manos ya no sostienen el peso que tanto dolor había infligido en mi alma, en mi corazón y en mi espíritu que por fin hoy ha renacido.
Y en el agua, mis heridas se detienen y se elevan, cicatrizan y me liberan, me entrego a la dicha y mis hombros ya no sujetan el mundo que tanto miedo me producía...

¿-Quién eres?- pregunto mientras observo mi reflejo en el río cristalino que atravieso decidida, dispuesta a dejar atrás lo que ya he vivido, para olvidarme del pesar del que tanto he aprendido.

Mi rostro ya no es el que siempre me mostró mi identidad pasajera, ni mis arrugas por el tiempo transcurrido son ya la marca de mis verdades, de mis esperas, de mi presencia divina, ya no hay motivo por el que pueda despreciarme, ya no busco que la consciencia me invada y despierte a mi alma adormecida, ahora ya no estoy cautiva...



Mas siento que hay en mí un cierto miedo de Ser, pues aprendí a no serlo, a quedarme sumida en la mentira de mi ego, que me otorgaba la calidez de un hogar falso que me callaba y me cobijaba en los inviernos...

Hacerme cargo de mí misma, en la libertad de mi verdad más intensa, aquella que me hace ser lo que yo soy, es un enorme desafío al que me enfrento ahora que ya he cruzado esta frontera, este torrente de dudas que me ha conducido hacia otro ciclo, hacia otro lugar que desconozco, hacia otro sitio en el que nada fue creado, pues he de creer y crear, siendo el pincel y la pintura que dibujan un nuevo horizonte colmado de brillos, de suspiros de aire vívido y tranquilo, de belleza límpida, exquisita, donde se alza con amor una nueva humanidad inherente a la vida, a la nueva tierra soñada y renacida...

Soy sólo un eslavón, una gota que ayuda a que se forme el océano de la conciencia diamantina, que ha brotado desde la ardiente llama que abrasó mi mente, mi inconsciencia, mi debilidad, mis creencias más queridas, para pulir cada fragmento de mi alma que se había rendido a la mendacidad más admitida, mas soy, siento, y mi latido es el impulso de este cambio, este comienzo anunciado y permitido, tras el final de un tormento consentido, que ahora ya no es, no existe, porque por fin, el ayer ha sucumbido...

Y se suman más existencias, más corazones encendidos, más presencias que se enamoran del amor, de los talentos, de la capacidad de ser a través de la materia, de los cuerpos de seres humanos comprometidos consigo mismos...

Arael Elämä...