jueves, 2 de marzo de 2017

DESPIERTA, CORAZÓN

Despierta corazón, abre tus ojos invisibles y danza, sonríe que me encanta, me encanta cuando tu risa despierta a los ángeles que siempre te acompañan. Despierta corazón, observa las flores que brillan para mostrarte la confianza, la certeza de que esta vida es amable y no amarga, que tu perfume es hoy la alegría y ya no es la tristeza, ni la añoranza, porque todo es perfecto en cada paso que tu alma alcanza.

Despierta corazón, que está saliendo el sol y se te escapan sus primeros rayos, sí, esos que te abrazan, esos que te visten de ti mismo, esos que te descalzan, para que andes libre de las cadenas que ahora ya no te atrapan.

Despierta corazón, mírame, yo te acompaño, tú me acompañas, no temas, no hay dolor que no puedas trascender con tu magnífica fuerza, no hay herida que no sane si ese amor que en tu alma se muestra la besa, sí, la besa, pues de amor se nutre la vida, y de vida se nutre este amor que le profesas.

Despierta corazón, despierta, que yo te amo, sin condiciones, sin mentiras, sin trampas, te amo porque eres, porque todo en ti es bello y nada está mal, si tú te aceptas, yo soy tu mayor sorpresa, tu nueva forma de pensar, tu nueva senda, soy tu camino y el caminante que lo crea, soy tus deseos, y el que desea, soy tu sabiduría interior, tu alma, tu gran amor, tu compañera.

Despierta, corazón, que te espera un mundo entero de belleza, salta a tu nuevo horizonte sin temor, que yo te cuido, te guío y te doy la entereza que necesitas para tu vuelo, para que agites tus alas sin vergüenza, para que sepas que todo lo que existir aquí conlleva, se traduce en una sola palabra que todo lo contempla, amar, amar porque eso es lo que nos hace ser libres de la oscura noche que siempre nos acecha. 


 
Ya no, amor, ya no, ahora la oscuridad no es una maquinación perversa, es sólo aquello oculto que aún no has descubierto y que a veces se te presenta, con el nombre de una emoción que te asalta y que te ahuyenta, que te pierde y te preocupa, mas no temas, mi amor, no, no temas, la emoción es como un niño asustado que te pide que le comprendas, no caigas en la culpa, ni en la rabia, ni en el miedo, ni te enojes contigo mismo por permitir que te muestre lo que todavía no pudiste liberar, porque sólo son pequeñas pruebas que te impulsarán a crecer más, a ser más yo, más tú, más quien eres y somos de verdad.

Despierta amor, despierta, soy tu ser, y hace tiempo que te espero porque sé que juntos vamos a conseguir amarnos y entregar amor a otros. Y estoy aquí, suceda ello o no suceda, porque es mi naturaleza, mi energía, porque soy lo que nos da nombre, lo que trajimos a este cuerpo que nos alberga, soy tu principio sin final, tu eternidad, tu tiempo y espacio, tu soy, tu somos, tu realidad... así que, despierta corazón, despierta, que ya es hora de ver, de oír y de soñar y de ser todo de una forma completa...

Arael Elama

No hay comentarios:

Publicar un comentario