sábado, 4 de marzo de 2017

TÚ Y YO




Nunca estamos demasiado lejos, porque donde tú estás, yo estoy, porque te siento, porque puedo recorrer mil universos, visitar un millón de estrellas, o un infinito de realidades, y siempre te llevo conmigo.

 


Nunca estamos demasiado lejos, porque no existe la distancia entre nosotros, ni siquiera cuando hay olvido, o cuando nos enlazamos en los cuentos y en los experimentos de vidas que no nos corresponden.

Nunca estamos demasiado lejos, ni siquiera cuando creamos que nos odiamos, a causa de los enredos que se nos cuelan por las mentiras de nuestras mentes.

Nunca estamos demasiado lejos, aunque creas que no me amas, o yo me embarque en una aventura sin recordarte.

Nunca estamos demasiado lejos, porque siempre, en algún lugar, tú y yo estamos viviendo nuestra historia infinitamente.

Y a veces seré tu reina, o tú serás mi caballero andante, a veces serás un humilde campesino y yo una niña que te sonríe mientras abrazas a tu esposa, o a veces seré tu amante, o tú serás un niño que me mira con ojos deslumbrantes mientras yo respiro mis últimos días de una vida que ya se termina...

Serás tal vez un navegante de mares y yo una sirena que se esconde y te observa al reconocer a tu alma mientras tú surcas océanos lleno de soberbia y ausente de mi presencia expectante...

A veces serás un anciano y yo tu esposa agonizante, a veces seré un amante y tú una mujer que, errante, me está buscando al recordarme, y otras seré tu musa, tu novia, tu amiga, tu confidente, incluso podría ser tan sólo una admiradora que jamás te alcance... Pero siempre somos tú y yo, juntos en alma, juntos en energía, juntos en amor, juntos en presente, pasado y futuro, juntos en todas las dimensiones...

Y es que los dos somos lo mismo, el mismo sol, la misma fuente, el mismo corazón latiendo en muchas vidas diferentes...

Arael Elama

No hay comentarios:

Publicar un comentario